LISTADO DIVINOS ROLLOS
DIVINA VARA; CONOCIMIENTO DE LA JUSTICIA CELESTIAL PARA EL PLANETA TIERRA; CADA CUAL VEA POR SÍ MISMO, SI ENTRA O NÓ AL REINO DE LOS CIELOS; EL NÚMERO DIVINO 318 EN LA INDIVIDUALIDAD.-
Sí hijito; la divina justicia comienza desde que el espíritu sale del Reino de los Cielos; cada acto y cada sentimiento es una justicia; los que reciben mal é injusticias de parte de los mismos hombres, pidieron tal justicia; y se les concedió en sus destinos; esto no significa, que los hombres deban juzjar a los hombres; el único juez es el Padre; quien juzje a los demás, es juzjado con mayor severidad en el Reino de los Cielos; la justicia de los hombres es prueba para el espíritu de quienes la practican; no les fué dado juzjar a nadie; si así ocurrió, es porque se tentaron en hacerlo; escrito fué: el que esté limpio de corazón, que lance la primera piedra; vuestro Creador, no vé ningún juez terrenal que esté limpio de corazón; sólo vé jueces egoístas e interesados; que permiten que la justicia entre en alianza con el dinero; siendo el dinero el mismo satanás, la justicia terrenal se divide así misma; no se puede servir a dos señores; ó se sirve a la justicia sin interés, ó se sirve violando la moral de los Mandamientos; la vara conque medísteis, será la misma que os hará justicia; la Vara son los mismos Mandamientos; la diferencia entre la justicia terrenal y la Celestial, está en que ésta última juzja por la intención íntima del espíritu; la justicia terrenal juzja por hechos materiales; por apariencias y por sospecha; la intención es la única que os conduce al Reino; se os enseñó cultivar la intención buena; si cultivásteis la intención mala, no entraréis al Reino; aunque esta maldad sea de menos de un segundo de tiempo en vuestra exsistencia; esta severidad moral os enseña que no se puede entrar al Reino de los Cielos, sirviendo a dos señores en vuestra intención; ó se entra limpio sirviendo al bién, o no se entra; millones y millones de criaturas humanas, contemplan los Reinos de los Cielos, desde sus puertas; y muchos por haber tenido un simple enojo en la Tierra; o por haber mirado con desdén el dolor ajeno; o haber vivido con opulencia habiendo miseria y hambre en el planeta que le tocó vivir; basta lo más mínimo de mal pensar, y no se entra al Reino de los Cielos; vosotros hijos de la Tierra, prometísteis antes de conocer la vida humana, cumplir en vuestros más simples sentimientos, con la más alta moral que pueda concebirse; y para atender a vuestro pedido, el divino Padre os puso en la vida humana, los diez Mandamientos; ellos representan y os recuerdan en la Tierra, la moral prometida en el Reino de los Cielos; bien podríais, ilusionados por las comodidades pasajeras que otorga el dinero, el no haberme nunca estudiado en mis escrituras; eso podría pasar; más, el no cumplir con los Mandamientos, en vuestro diario vivir, no pasa; juzjados sóis por donde pecásteis; nadie nació para atropellar a los demás; porque nadie pidió para sí mismo, la injusticia; lo que muchos creen injusticia, es ley de justicia; porque la pidieron; y todo lo que se pide en el Reino, se otorga; lo que se cree injusticia, es precisamente un recuerdo intuído, de que se vivió y se conoció la justicia; todo tiene su opuesto; la justicia toma su molde, en la misma sal de vida; es vuestro conocimiento, el que le dá libre alBedrío a vuestra justicia; vuestro pensar diario, crea imágenes que os rodean el cuerpo; de esas imágenes, nace el futuro sentimiento; la conciencia; todo deseo y toda actitud diaria, van creando vuestra propia vara; exsiste un lazo que une vuestras intenciones a un sentimiento; todas vuestras virtudes que suman 318, esperan el llamado del juicio final; toda virtud es viviente; y como tal, hace pedidos en el Reino de los Cielos, como lo hace vuestro espíritu; el juicio intelectual lo pedísteis en el Reino y se os concede, tal como se os concedió el más mínimo deseo en vuestros destinos; sólo que a vosotros, os tocaba discernir entre el bién y el mal; es atributo de vuestro libre alBedrío; en la vida que pedísteis conocer entre infinitas otras.-
Sí hijito; es así como lo leo en tu mente; las virtudes del pensar humano, son colores vivientes; porque los cielos son de colores infinitos; los colores nacen con el mismo espíritu; es decir que todo color se expresa en el Reino de los Cielos; todo cuanto se dijo en la vida, se expresa en colores en el Reino de los Cielos; hasta vuestra palabra sonora, posee color; el conjunto de colores de una exsistencia, es una de las formas, de la sal de vida; la sal de la vida es el mismo conocimiento que cada uno posee; se posee y se conserva por toda la eternidad, todo lo que cuesta sudor al espíritu; todo lo que fué vanidad y comodidad material, no cuenta en el progreso espíritual; no pertenece a la eternidad del espíritu; pertenece a la ilusión; a lo efímero; a lo que sólo dura una exsistencia humana; y el espíritu tiene y tendrá, tantas exsistencias como granos de arena contiene un desierto; la realidad única de la vida, está en la moral, enseñada por los Mandamientos; esa moral, debió seguirse en la vida, segundo tras segundo, a lo largo de la exsistencia; desde que se tuvo conocimiento del bién y del mal; y hasta el último suspiro de vida; los Mandamientos son también vivientes; y con ellos hicísteis amorosas alianzas en el Reino; la justicia divina, que es la perfecta, os pone frente a frente con los Mandamientos vivientes, que prometísteis cumplir en la vida humana; estas alianzas incluyen 318 virtudes del espíritu humano; vuestro propio pensar de vuestra individualidad, divididlo en 318 partes; cada virtud de las 318, posee libre albedrío; tal como lo posee vuestro espíritu; y cuando sóis juzjados, primero hablan vuestras virtudes; porque siendo chiquititas y humildes, son primeras en el Reino de los Cielos; porque todo humilde lo es; junto a las virtudes vivientes que os acompañaron en la vida, está todo lo microscópico que vuestro cuerpo poseyó; y es así que las células, los poros, las moléculas, las arrugas, el cabello y todo lo pequeño y hasta invisible, que vuestra mente pueda imaginar; son los primeros que el Creador escucha; no olvidéis que el universo del Padre Jehova, es viviente; y su justicia es tal, que hasta los microbios de los planetas, se vuelven vidas; todo lo que creéis sin vida, lo logra en el Reino de los Cielos; es por eso que se dice: Las glorias del Reino; que de lo muerto, crea vida; porque nadie es desheredado; ni la materia ni el espíritu; todos tienen los mismos derechos dentro de sus propias leyes; la ley está en todos; en sus propios sentires; sólo el Padre sabe lo que cada criatura y partícula del universo sienten; porque el magnetismo universal, es una de sus formas de su divina exsistencia; os fué enseñado, que dios está en todas partes; por lo tanto, no os extrañéis; si de vosotros sale extrañeza, es porque sóis criaturas atrasadas y de poca fé; todo aquél que se extrañe, no entran al Reino de los Cielos; porque prometísteis cumplir con la fé terrenal; prometísteis cultivarla; prometísteis buscar la verdad por sobre todas las cosas; de vosotros salió en el Reino de los Cielos, el dicho: el que busca encuentra; buscando en las moradas planetarias, que os tocaría nacer; la búsqueda de la verdad es eterna; porque el espíritu es eterno; y el universo infinito; esto significa que tarde ó temprano, entenderéis el universo que os rodea; los que no tienen fé, son indiferentes con el universo; de verdad os digo, que ningún indiferente de mis maravillas vivientes, entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno que no buscó la verdad; porque todas vuestras virtudes se quejarán; ellas se unieron a vosotros, alegres como un niño; esperanzadas y confiadas a vuestro espíritu; nunca imaginaron ellas en sus maravillosas y divinas inocencias, que el espíritu que les tocó, terminaría en un violador de la ley; todo violador es para ellas, un demonio; sea el grado que sea de la violación; el principio de un demonio empieza con el olvido hacia el Padre; el no estudiar y no practicar, la moral viviente de dios; la moral del Padre es el libre albedrío expresado en los Mandamientos; todo demonio quiere lo mejor para sí mismo; y lo quiere según su libertinaje; por este libertinaje casi la totalidad de la humanidad, no entrará al Reino de los Cielos; todo libertinaje es un alejamiento de los Mandamientos; y la criatura se convierte en un mundano; que sólo vive para el momento; para la ilusión de la vida; el mundo Tierra vive el libertinaje; y las llamadas religiones al dividir al rebaño en muchas creencias, perpetúan este libertinaje; cuando los espíritus ciegos y libertinos se den cuenta de sus errores, estallarán en un llorar y crujir de dientes; y sus iras las recibirá la roca; causa de su propia división; escrito fué: Satanás se divide así mismo; es a la roca del egoísmo humano, a quien recuerda esta parábola; es a los que se creen dirigir los destinos de la humanidad; no, a los dirigidos; los primeros representan el principio del orgullo en sus creencias; no piensan bajar de su pedestal; el juicio final del Cordero de dios, los sorprende lanzando la primera piedra; para lanzar críticas al mundo, hay que ser en cuanto a moral y conducta, algo excepcional; tener otras costumbres; otro estilo de vida; que esté en armonía con la potencia moral de mis Mandamientos; en otras palabras, al lanzar la primera piedra, debe hacerse sin servir a dos señores; o se sirve en costumbres sanas ó no se sirve; lo último es el sistema de vida; el comerse a los hijos del Padre, no es ciertamente agradable en el Reino de los Cielos; porque los que se dicen cristianos, se los comen; y de paso, los matan; sabiendo que mi divino Mandamiento dice: No matarás; más, vale abstenerse en la vida, de comerse a su hermano, que por esta causa, no entran al Reino de los Cielos; los espíritus de los que fueron animales, os esperan en el Reino; siendo ellos, más humildes que vosotros, son grandes en poder y sabiduría en el Reino de los Cielos; los espíritus de los que vuestro orgullo llama animales, son por lo general, Padres Solares; de una antiguidad que jamás podréis calcular; estas criaturas pidieron al Creador conocer la humildad; pidieron nacer de nuevo para enmendar errores y pagar deudas pendientes en lejanos mundos; tal como vosotros criaturas humanas, que pedísteis conocer la filosofía de los monitos de carne; el orgullo nace de vosotros; no, del Padre; para el divino Creador, no exsisten animales; todos son sus creaciones y sus hijos; cuando vosotros creáis algo, a ese algo salido de vosotros mismos, no lo desprecíais; al contrario; trataís de perfeccionar, lo que de vosotros a salido; así obra también el Padre; lo de arriba es igual a lo de abajo; nunca debísteis comer a vuestros semejantes de carne; porque deberéis pagar en lejanos mundos, hasta el último poro de carne que os comísteis en violación; ¿no sabía vuestra mente, el significado de mis Mandamientos? ¿No sabías que la carne que os comís en la vida, es producto de la violación de mi ley? ¿No pensásteis nunca que vuestro hermano de carne, fué asesinado? ciertamente que no; porque nunca buscásteis la verdad; vivíais ilusionados; y los que se decían los dirigentes del mundo espíritual, os daban el visto bueno; la aprobación moral; ¡¡ciegos, guías de ciegos!! ¡¡corazones endurecidos!! ¿os gustaría a vosotros demonios, ser descuartizados como habéis descuartizado a mis primeros humildes? ciertamente que no; escrito fué: No hagas a otro, lo que a tí no te gustaría, que te hiciesen; lo habéis predicado hipócritas; profetas de boca y no de corazón; no habéis cambiado espíritus religiosos de la roca; seguís siendo los mismos fariseos, que fuísteis en el pasado de la Tierra; prometísteis en el Reino no volver a ser hipócritas; prometísteis no dividir de nuevo al mundo; como lo hicísteis en el materialismo romano; prometísteis no llenar de templos materiales al planeta Tierra; como lo hicísteis en lejanos mundos; y en el mundo antiguo de vuestro planeta; prometísteis no dividir la fé de mis hijos en tantas creencias; ¿por qué lo hicísteis de nuevo, demonios? ¿no sabéis que el que la hace la paga? tanto arriba como abajo; por vosotros espíritus religiosos, el planeta Tierra está atrasado en veinte siglos; en su plano moral y espíritual; sobre vosotros mismos caerá la justicia del divino Padre; vosotros al violar la Ley y los Mandamientos, os convertísteis en demonios; así os llamarán las generaciones del futuro; ya os estoy viendo, como pedís nuevas exsistencias, para de nuevo enmendaros; os veo como nacéis de nuevo en lejanas moradas; os veo reencarnar de nuevo; pero, ¡que doloroso nacer de nuevo! vosotros mismos negásteis la ley; ¿no os opusísteis que la reencarnación no exsistía? ¿que era una blasfemia? ¿no no valía ni la pena hablar? para que sepáis, espíritus ignorantes y orgullosos, la reencarnación y el nacer de nuevo, son una misma cosa; probados fuísteis; y caísteis; una ley puede recibir muchos nombres; y es la misma ley; nunca imaginásteis demonios, que lo que negásteis y hasta ridiculizásteis, era vuestra propia eternidad; esto os sucedió, por ser exclusivos en la verdad; nadie posee la verdad, sino el más humilde entre los humildes; y vosotros nada de humildes tenéis; ¿es acaso humildad, comerciar con la fé de un mundo? ¿es acaso humildad bendecir las armas conque se matan mis hijos? ¿es acaso humildad perseguir a sus semejantes? sí demonios; ninguno de vosotros escapará a la justicia del Cordero de dios; y con vuestra caída, el mundo se saca un yugo más; no más hipocrecía; no más comercio; imperio de los demonios ambiciosos; no más engaño; no más división entre mis hijos; llegará muy pronto el Nuevo Mundo; porque está naciendo ya, la nueva moral por vosotros desconocida; y en los acontecimientos que se avecinan, para nada seréis tomados en cuenta; porque vuestra filosofía era igual que los políticos de la derecha: dividir y gobernar; la moral que está naciendo, es lo opuesto a vosotros; el mundo se unificará; lo que vosotros jamás lográsteis; ni jamás lo lograréis; porque os falta humildad; sabiendo vosotros demonios de la hipocrecía, que todo humilde es primero en el Cielo, ¿por qué no dejásteis que mis humildes se gobernarán? ¿Por qué? ¿Por qué creásteis un falso misterio en lo que siempre debió ser sencillo y humilde? ¿comprendéis ahora, el por qué el divino Padre os quita de la futura gloria, que viene al mundo? y así será quitado todo falso de mi Palabra; al decir el Creador de la vida: Los humildes son y serán siempre los primeros, os puso una prueba; lo que nunca comprendísteis; toda prueba comienza desde la misma interpretación de la sagrada escritura; porque todo es probado en vuestro planeta; la materia y el espíritu; porque así lo pidieron la materia y el espíritu; en el Reino de los Cielos, todo es viviente; y el divino Padre escucha a ambos; ¿no se os enseñó que vuestro dios es infinito? ¿que nada es imposible para dios? todo pedido de vida en futura morada, se hace conversando con el Creador; y no exsiste criatura, que no le haya visto; cuando todos sóis inocentes, todos me ven; porque estoy de preferencia en todo inocente; la vara de la justicia la lleva cada uno en sí mismo; porque cada uno se hace su propio cielo; nadie fué obligado a hacer el mal; y si lo hizo instigado por otro que dió el ejemplo, el instigador es castigado tres veces más, que el imitador; por lo tanto, los autores de las matanzas llamadas guerras en el planeta Tierra, deben multiplicar su castigo; las deudas espírituales se extienden a otras formas de vida; porque todo espíritu nace de nuevo; los autores de las guerras en este planeta, son los fabricantes de armas; que han hecho de los ideales de los hombres, un negocio; el más despreciable de los negocios; ningún demonio fabricante de armas, escapará a la justicia del Cordero de dios; ninguno entrará al Reino de los Cielos; porque los criminales son desconocidos en el Cielo; nunca han entrado ni entrarán jamás; todo fabricante de armas, maldito es; y lo es hasta la tercera generación en sus descendientes; así lo pidieron estos demonios; y así se les concedió en el Reino de los Cielos; así es y así será hasta la consumación de los siglos; junto con estos malditos, están los planeadores de las matanzas; los que han hecho de la muerte un arte y un deber; a vosotros generales-demonios malditos seáis por toda eternidad; sólo satanás destruye lo que el Padre a creado; y el mismo satanás, recibe lo que sembró; quien viola el Mandamiento que dice; No matarás, es muerto también en otros mundos; por vosotros malditos, fué escrito: quien mata a espada muere a espada; quiere decir: que quien se toma la justicia por la fuerza, también es juzjado por la fuerza; y sobre todo aquél que vistió ó viste uniforme de la filosofía de fuerza, cae divina acusación; esta acusación es proporcional al entendimiento de cada uno; mientras más ilustración se tuvo en la vida, más responsable se es; al que sabe más, se le exige más; es lo mismo para el que tuvo más; que debió haber hecho mayor caridad; con respecto a los que nada tenían; porque os diré espíritus que acaparásteis lo que nunca fué de vosotros, que seréis juzjados por la caridad que no hicísteis; teniendo la oportunidad de hacerlo; así lo prometísteis en el Reino de los Cielos; os prometísteis conocer y practicar la caridad terrenal; porque os era desconocida en vuestra evolución espíritual; todo lo desconocíais; venir a los mundos materiales, es venir a conocer nueva forma de vida; proporcionada por vuestra sal de vida, de exsistencia anterior; lo que se hace en un mundo, repercute en otro; toda violación como todo acto realizado en la vida, queda grabado en vosotros mismos; y repercute en la futura forma física que tendréis en otro planeta; muchos espíritus terrenales atrasados dentro de la imperfección misma, dudan si tendrán otra vida; ¡¡pobres de vosotros espíritus atrasados e incrédulos!! ningún incrédulo, entra al Reino de los Cielos; se os mandó cultivar la fé por sobre todas las cosas; todo exsiste en dios; quien le busca, cultiva la fé; no os tomáis el trabajo de buscar; sóis los cómodos de siempre; os aprovecháis de los esfuerzos de los demás; queréis que todo se os dé; y vosotros, no dar nada; de verdad os digo, que ningún cómodo entrará en mi Reino; basta un segundo ó menos de comodidad a costillas de otro, y no entraréis al Reino de los Cielos; vosotros cómodos del mundo, prometísteis en el Reino de los Cielos, no ser cómodos a expensas de otros; todos los segundos transcurridos en vuestras exsistencias de comodidad a costillas del esfuerzo de otros, deberéis devolverlos en otros mundos; cada segundo corresponde a una exsistencia en deuda; la misma ley deben cumplir todos los aprovechadores y abusadores; que en todo orden de cosas, se ensañan; empezando por los explotadores de la corrompida derecha; la que dió un ejemplo de inmoralidad al mundo; la que sirvió a dos señores; la que sirvió al oro y creyó servir a dios; la que nunca permitió unificar a mis humildes; la que creyó que nunca caería; la bestia de los hombres; la maldita derecha proviene de la era faraónica; sus padres de la filosofía del oro; base del capitalismo materialista; todo empezó con la adoración al oro; al extremo de dejar al olvido, los mandatos del Padre Jehova; toda ciencia y todo conocimiento del pasado de la Tierra, no quedó; por olvidarse de las leyes del Padre, que se les dió para las épocas que pidieron como vida de prueba; y de nuevo ocurrirá igual; la ley del Padre es la misma; sea cual sea la época que se vive; la justicia del cielo, se amolda a las circunstancias de cada uno; y siempre es la misma ley; así es la Trinidad Solar; en todas partes está; y brota en los mundos, cuando debe brotar; todo es preciso y perfecto en el universo viviente del Padre; nada está fuera de la ley Celestial; la llegada al mundo de la doctrina del Cordero de dios, provocará la más grande Revolución en el conocimiento humano; y como todo lo explica, será llamada también Ciencia Celeste; pues todo el universo pertenece a lo Celestial; vuestro planeta se reintegra al concierto de los mundos; después de pasar una vida planetaria de pruebas; es por eso que vuestro mundo, vivía como aislado del resto del universo; todo el cosmos respetaba vuestra prueba; hasta los platillos voladores, no entraron en contacto directo con ustedes; porque saben que por sobre todas las cosas, está el Padre; está la escritura; y no entrarán en contacto, hasta que se cumpla en la Tierra, la última palabra de ellas; que es la voluntad del Padre; nadie nace grande; y por lo tanto hay que conservar la inocencia de niño; la vida en los planetas es relativa al mandato Celestial; la eternidad está en los Reinos de los Cielos; allí todo nace de nuevo; allí la muerte se desconoce; más, se sabe de su exsistencia en lejanos mundos; se sabe de todo el universo; y se sabe que sólo el Padre todo lo sabe; porque antes del Reino de los Cielos, estaba el Padre; y después de ellos, el Padre; el Reino de los Cielos, representa la máxima expresión de la lucha del espíritu; allí están los Bienaventurados; los que sudaron en infinitos mundos; cumpliendo infinitos mandatos del Padre; infinitas escrituras; infinitas exsistencias; conocieron infinitas filosofías; infinitas experiencias en infinitas formas de vida; y seguirán pasándolas; porque el nacer de nuevo en las moradas planetarias, no tiene fín; es el Alfa y la Omega para llegar al Padre; quien no busca con su esfuerzo la perfección, nunca llegará al Padre; la eterna flojera perpetúa el alejamiento hacia el Padre; el que nada hace por su propio adelantamiento, nadie se lo hará; los comodines del mundo, se cierran ellos mismos, la entrada al Reino de los Cielos; porque ningún rico entrará al Reino; la llamada riqueza de nada sirve; sólo sirve lo aprendido por el espíritu; sólo sirve el conocimiento; sólo cuenta el mérito espíritual; sólo cuenta el divino mandato: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente; mandato universal que se cumple en todo el universo viviente del Padre; es el mandato más antiguo que exsiste; es la filosofía del trabajo; los seres humanos pueden abandonar sus conceptos filosóficos; sus creencias y hasta sus doctrinas; pero jamás podrán abandonar el trabajo; el que no trabaja no come; no tiene techo ni se viste; grandes son los hijos que se ganan la vida con el trabajo; porque cumplen con la ley del Padre; de verdad os digo que quien dejó de trabajar un segundo o menos de un segundo en la vida, no entra al Reino de los Cielos; todo espíritu humano prometió antes de venir a la vida, trabajar todos los instantes de su vida; menos los instantes del descanso; porque nadie debe esclavizarse en nada; cuando se siente cansancio, se tiene ganado el descanso; sólo el honrado siente descanso honrado; no todos sentís la honradez dentro de la honradez; porque las comodidades ponen exigente al espíritu; más os valdría no haber conocido comodidad alguna; sí por ellas, habéis olvidado un sólo instante al Padre; el compromiso espíritual de vosotros, fué escrito hace ya muchos siglos: Adorarás a tu Señor y Creador, por sobre todas las cosas; este mandato lo pedísteis; y se os concedió; este mandato está por sobre todos los demás; se complementa con los Mandamientos; está por sobre todos vuestros deseos y sensaciones; porque esos deseos y esas sensaciones, las creó el Padre; nada os pertenece; porque fuísteis creados; y quien es creado, tiene responsabilidades ante quien lo creó; decir lo contrario es ser mal agradecido; es disfrutar de la vida, sin tener responsabilidades sobre ella; puesto que no reconocéis a vuestro bienhechor; y si vosotros no reconocéis lo que está en vosotros mismos, ¿qué reconocimiento podéis esperar de los demás? si vuestra filosofía se reduce a nada; y hasta la nada se os ofrece en ignorancia; la divina Vara, estremecerá al mundo; porque nadie quiere la condenación eterna; todos quieren lo mejor para sí mismos; con el nuevo conocimiento, sabréis si lo merecísteis; sólo veo ojos que lloran; os veo maldecir a los que os dieron leyes materialistas; a los que os ilusionaron y entretuvieron; y dejásteis pasar preciosos segundos en vuestra exsistencia; la ilusión que os ofrecieron estos demonios, os cierra las puertas del Cielo; escrito fué: Cuidaos de la ciencia del bién; el divino Padre os agrega; Porque os atrapará en la ilusión de la vida; tal como Adán y Eva fueron ilusionados por la serpiente faraónica; todo engaño conduce a una ilusión; bastaron unos segundos de desobediencia en Adán y Eva, y sus mentes crearon futuros mundos, cuya filosofía era y es la desobediencia a dios; Adán y Eva cumplieron con la divina ley: Cada uno se hace su propio cielo; porque de las invisibles ideas, nacen los futuros planetas; y junto con ellos, se transmite la filosofía con todas sus consecuencias; la filosofía pensante de cada uno; y es así que tenemos tierras violadoras de la ley, tanto arriba como abajo; es decir que Adán y Eva expandieron sus herencias, en la misma Tierra; cuando ésta tenía la forma y tamaño de una pelotita de ping-pong; porque hasta los planetas cumplen con la divina parábola: Hay que ser chiquitito y humilde, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; llegar a ser un colosal planeta; y expandieron nuevas tierras, desde el mismo instante en que empezaron a generar ideas; y entre las ideas generadas, estaban las ideas de desobediencia al Padre; hay desobediencia arriba y desobediencia abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo; hay expansión filosófica arriba y expansión filosófica abajo; toda idea que habéis generado en la vida tiene crecimiento expansivo; tal como todo el universo expansivo pensante; lo microscópico y lo colosal, tienen la misma ley; tienen la misma herencia; todo lo que pensáis, se vuelve materia; he aquí el orígen de toda eternidad; basta pensar y sóis constructores silenciosos de vuestros cielos; no hay mundo que no tenga cielo; ni cielo que se constituya en mundo; la materia y el espíritu, alternan sus leyes; porque ambas aprenden; no se puede ser sólo materia ó espíritu; la perfección exige más; necesitan alianzas vivientes; conocerse mutuamente; así a sido y así será por toda eternidad; todo se inicia en el Reino de los Cielos; y son los Cielos los únicos que os pueden enseñar vuestro origen; y el orígen de todas las cosas; no exsiste conocimiento ó ciencia terrestre alguna, que tenga tal gloria; por el fruto se conoce el árbol; por el contenido infinito de sabiduría de una doctrina, conoceréis lo que es de dios; sólo dios vuestro Creador, puede transformar totalmente un planeta; darle una nueva moral; darle nueva generación; nuevos espíritus; en otras palabras, sacar un Nuevo Mundo del ya gastado; que cayó en la inmoralidad; que sigue aún explotándose; que se complace en la injusticia; que no estudia al Padre como se le mandó; que pierde el tiempo en vanidades que los alejan del Reino de los Cielos; que han hecho de la ilusión de la vida, su único dios; que visten modas escandalosas; y por las cuales no entrarán al Reino de los Cielos; que se ríen del sexo; escandalizan con la carne; más, es necesario limpiar al mundo de estos demonios; azotes de los mundos espírituales; malezas en un jardín que lucha por sobrevivir; todo aquél que a mostrado aunque sea un segundo ó menos de un segundo su cuerpo al mundo, no entra al Reino de los Cielos; todos prometísteis la más perfecta moral, en vuestros actos rutinarios; y se os dió el pudor y la moral vivientes; que junto con los Mandamientos, constituían vuestra salvación; si tomásteis el camino de la inmoralidad, lo hicísteis por vuestro gusto y deseo; libre albedrío habéis tenido en la vida; vuestro llorar y crujir de dientes, se lo debéis a quienes se abocaron en llamarse la santa madre iglesia; con ello disfrazaron la ignorancia y la inmoralidad; y junto con ellos, sucumbísteis vosotros; fueron guías ciegos; tan ciegos, que no saben distinguir a mis humildes; no saben cual es el verdadero fruto de dios; viven ilusionados; absorvidos en pensamientos materialistas; como cualquiera otra institución del materialismo; han perdido toda moral sobre el mundo; ya no les hacen caso; la inmoralidad, no unifica jamás; divide a los demás, y se divide así misma; la llamada roca, lleva veinte siglos de reinado; y su prueba llega a su término; estos demonios que no titubearon en dividir por veinte siglos a mis hijos, se olvidan que ellos también son probados por el Creador; todo espíritu del universo es probado; probado en lo que prometió en el Reino; antes de ir a las moradas planetarias; estos falsos profetas de mi palabra, siempre han creído que roca, es sinónimo de eternidad; ¡profundo error de interpretación! roca, en el Reino de los Cielos, significa egoísmo espíritual; dureza del espíritu; nunca una roca simbolizará el amor en la evolución humana; ni representará la eternidad de nada; no hay roca que no se vuelva polvo; porque de lo microscópico salió; y toda roca espíritual, se achica también en los Cielos; todo inmoral se agranda en la Tierra, y se achica en los Cielos; el único templo eterno, es el templo del trabajo; si la roca quería ser eterna, debió escoger como piedra angular de su corto reinado, el trabajo; la filosofía universal; encabezada por el mismo Padre Jehova; crear universos, es trabajo divino; hay infinitas clases de trabajo; la filosofía del trabajo es preexsistente a todo; el divino Padre inició el universo trabajando; y aún trabaja en él; los hombres podrán dejar sus conceptos filosóficos; su política y todo lo que no plantó en ellos el Padre; pero jamás, podrán dejar su trabajo; porque del trabajo, pende la exsistencia; quien no trabaja, no come ni techo tiene; una cosa es trabajar en la moral de dios; y otra cosa es trabajar en la inmoralidad de los hombres; trabajar siendo explotado, es la inmoralidad de los hombres; poco les queda, a los que crearon y alimentan este sistema demoníaco; sus autores son espíritus, que aún no se desprenden de su atracción hacia el oro; el capitalismo es producto de la debilidad de estos espíritus; y como la debilidad no es la perfección, el sistema ideado por estos espíritus atrasados, no es el perfecto; si fuese perfecto, habría igualdad en el mundo; no habrían ni ricos ni pobres; con la llegada de la Ciencia Omega al mundo, desaparecerán ambos; nadie debió ser ni rico ni pobre; porque todos nacieron con derechos iguales ante el Creador; la riqueza se apoderó de los espíritus ambiciosos y egoístas, al extremo de desviar sus propios libres alBedríos; porque el libre alBedrío de un rico, vive ilusionado; vive un sólo presente; y lo vive mientras vea oro; si no hay oro, se acabó el presente; y el rico sólo vé tragedia en el mundo; si el mundo estuviera por siempre sujeto a ellos, estad seguros que todas las criaturas humanas, terminarían en esclavos; el poder del oro, acabaría con todos los derechos y libertades; tal como sucedió en la desconocida era faraónica; desconocida para vosotros; lo que sabéis de estos demonios, no es nada; la verdadera historia de estas criaturas malditas, quedó sepultada en la misma Tierra; su principio ocurrió, en un tiempo en que aún no nacía vuestra Luna; este tiempo era tiempo de tinieblas aún en la Tierra; vuestro planeta Tierra tuvo cinco Lunas; y todas envejecieron; se volvieron fuego errante; y están viajando por el cosmos infinito.-
Escribe: El Alfa y la Omega